Main Navigation

Main Content

Aplicación exigente de vibradores externos en la construcción de una central energética

En el hormigon de un soporte de turbina, la empresa ARGE Neubau KW Lünen utilizó con éxito la tecnología de hormigonado de alta calidad de Wacker Neuson.

En la ciudad de Lünen, Westfalia, se construyó en 2008 una moderna central térmica carbonera. En el hormigonado del soporte de las turbinas, la dirección de ARGE en Heitkamp y Züblin confió en el asesoramiento y los equipos de primera calidad de Wacker Neuson, consiguiendo los mejores resultados en poco tiempo.

Un buen asesoramiento y equipos potentes
"Con los excelentes vibradores externos y el buen asesoramiento mediante especialistas de producto, Wacker Neuson nos ha ayudado a conseguir la calidad de hormigón requerida y a mantener los estrictos plazos de entrega", explica Axel Vierling, director de obra de ARGE Lünen. Se utilizaron 140 vibradores externos del modelo AR 36 y sus correspondientes convertidores para el hormigonado del soporte de turbina. La central térmica carbonera de Lünen suministrará una potencia neta de 750 megavatios nada más ponerse en marcha en 2012, que supondrá unos 6 millones de megavatios hora al año; suficiente energía como para proveer a 1,6 millones de viviendas. El núcleo de la generación de energía es la sala de máquinas, donde las turbinas convierten en energía eléctrica el vapor de agua generado por la combustión del carbón. El soporte de las turbinas es la base en la que se anclan estas turbinas de giro rápido. "Los requisitos para el soporte de las turbinas, en cuanto a la calidad del hormigón y el procesamiento, son naturalmente muy elevados", explica Vierling. Todo el soporte se encuentra encima de amortiguadores. Presenta un volumen de 1200 m3 con una longitud de 50 m y una anchura de 10 m. Debe alcanzarse una calidad de compactación excelente, especialmente en los bordes, y conseguirse una superficie de hormigón sin poros.

AR 36: ligero y flexible
"Uno de los requisitos especialmente difíciles que presentó la compactación del hormigón, fue el elevado grado de la armadura del soporte", recuerda Vierling. "Pero con los vibradores externos no hubo ningún problema en obtener una calidad óptima", explica Vierling. La solución completa con vibradores AR 36, y sus correspondientes convertidores y grapas de sujeción universales, es ideal para aplicaciones en las que la compactación del hormigón no puede llevarse a cabo exclusivamente con vibradores internos. El ligero y flexible AR 36 puede montarse rápida y fácilmente en todo tipo de encofrados. Gracias a la estable curva característica del motor, dispone de una elevada constancia en el número de revoluciones por minuto. La robusta construcción es completamente hermética al polvo y a los chorros de agua, y las conexiones y el cable de alimentación son completamente resistentes a las vibraciones.

Mejor que un vibrador externo neumático
Una de las principales ventajas del AR 36, que mostró desde el inicio de las obras, es su accionamiento eléctrico. En contraste con los vibradores externos neumáticos, los equipos de Wacker Neuson presentan una mejor facilidad de uso. Otra de las ventajas en comparación con los vibradores neumáticos se hizo patente al utilizarlo en el espacio cerrado contiguo a la sala de las turbinas: "El AR 36 es muy silencioso, por lo que las condiciones de trabajo para nuestros empleados fueron mucho mejores", explica Vierling. "En conjunto, estamos muy satisfechos con el servicio de asesoramiento y los equipos de Wacker Neuson".